Lesiones

Periostitis tibial o Síndrome de estrés medial de la tibia

Periostitis tibial o Síndrome de estrés medial de la tibia
Periostio de la tibia
Escrito por Teodoro Vázquez

Si sientes un dolor, inflamación o quemazón en la parte inferior de la pierna, en la parte antero interna, sobre la tibia, es probable que estés sufriendo un síndrome de estrés medial de la tibia (MTS). Lo que más comúnmente se llama Periostitis Tibial.

Es una lesión muy frecuente en los runners, sobre todo en los principiantes y a veces en los que no lo son tanto, debido a un esfuerzo continuado por largas horas de carrera, como es el caso de ultrafondistas y Trail Runners.

 ¿Qué es el periostio de la tibia?

Como su nombre nos indica el periostio es una membrana fibrovascular que rodea al hueso de la tibia. Su función es ejercer de sostén para todos los vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas que nutren y dan sensibilidad al hueso.

En el periostio hay dos zonas que se diferencian claramente:

Zona fibrosa o externa

Es la más externa rica en terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos. A través de ella se nutre el hueso de la tibia y recibe toda la sensibilidad que hace que sea una zona muy sensible. Las terminaciones nerviosas no llegan al hueso sino que terminan en esta zona del periostio, motivo por el cual esta zona es tan sensible y por ello tan dolorosa.

Zona de recambio óseo o interna

Es la zona que está en contacto con el hueso, de la que salen fuertes y elásticas fibras de colágeno, que se transforman en osteoblastos. Los osteoblastos son los encargados del crecimiento en anchura del hueso y también de la reposición del hueso en caso de fractura.

 ¿Por qué motivos se origina la periostitis tibial?

Como he mencionado antes, el periostio una zona muy sensible, y además debe ser muy resistente ya que al mismo se unen gran cantidad de los músculos de la parte inferior de la pierna y el pie. La tibia funciona como soporte de fijación para los músculos que se insertan en ella. Esto les permite realizar su función de contraerse y estirarse para poder realizar el acto de correr. Existen varios músculos involucrados en el movimiento de la carrera que se fijan en la tibia, como son: gemelos, tibial posterior, flexores de los dedos del pie, tibial anterior y sóleo.

La causa de la Periostitis tibial puede deberse también a algún problema anatómico, pero por lo general está más bien asociado a la práctica deportiva, cuando corremos sobre superficies que hacen que el grupo muscular gemelo-sóleo-tibial anterior trabajen desbalanceados.

Todos los músculos que utilizamos para desplazarnos y correr realizan un trabajo de contracción y estiramiento repetitivo, que debe ser soportado por el tejido membranoso del periostio durante la práctica de la carrera. Por este motivo, cuando correr se convierte en una actividad muy exigente, puede originarse la Periostitis tibial:

  • Por falta de costumbre, como es el caso de los corredores principiantes.
  • Por sobrecarga, debido a un trabajo muy intenso, como es el caso de los corredores de Trail Running y Ultrafondo.

Una vez aparece el dolor, la inflamación o la sensación de quemazón en esta zona, con frecuencia puede llevarnos a tener que dejar la actividad y tomarnos unos días de descanso.

¿Qué causas favorecen la aparición de la periostitis tibial?

Entre otras las causas más habituales suelen ser:

  • Impactos repetitivos del pie contra el suelo.
  • Tracción desproporcionada de los músculos debido a falta de entrenamiento, como es el caso del principiante.
  • Utilizar calzado inadecuado.
  • Rotación excesiva de la cadera motivada por problemas de apoyo del pie en el suelo por sobre pronación o pie vago.
  • Entrenamientos excesivos.
  • Entrenar en suelos demasiado duros, con desniveles laterales importantes durante largos períodos de tiempo.
  • También se puede dar por no utilizar una biomecánica correcta a la hora de correr.

Para conocer mejor la biomecánica de carrera y cómo funciona el pie cuando corremos te recomiendo que veas el siguiente vídeo. En él explico el funcionamiento del pie durante las fases de carrera y al caminar. También puedes leer más en esta entrada sobre Cómo funciona el Mecanismo Windlass.

Diagnóstico de la lesión

Como siempre, deberá realizarlo un médico o profesional de la salud. Si bien, la mayoría de las veces obedece, como hemos dicho, a una sobrecarga de trabajo para el periostio o a la falta de costumbre, como es el caso de los corredores principiantes o no habituales. En muchos casos, unos días de descanso y reiniciar la actividad de una forma progresiva seguramente solucionen el problema.

Si por el contrario vemos que la lesión persiste y no baja el dolor al iniciar la actividad, debemos recurrir al especialista para que haga una valoración más precisa de la lesión. El médico verá si es necesario hacer una radiografía, un TAC o una Resonancia Magnética de la zona para evitar que lo que en principio puede ser leve, pueda transcender en una lesión más grave llegando incluso a producir una fractura por sobrecarga, que es sin lugar a dudas la forma más grave de la lesión.

 ¿Cómo prevenir la periostitis tibial?

  • Iniciar los entrenamientos siempre con un buen calentamiento del aparato locomotor, no empezar sin calentar.
  • Empezar la práctica del running o carrera de manera progresiva.
  • No entrenar sobre superficies duras, ni con desniveles laterales importantes.
  • No hacer salidas demasiado largas, ir incrementando los recorridos poco a poco.
  • Programar bien las jornadas de descanso sobre todo al principio.
  • Utilizar zapatillas adecuadas, analizando el tipo de pisada que tienes.
  • Intentar correr por distintos circuitos, para evitar los giros y desniveles repetitivos.

Si pones en práctica todos estos consejos, seguramente que te podrás librar de esta lesión tan habitual para los runners, sobre todo al principio.

Teodoro Vázquez


Sobre mí

Teodoro Vázquez

Soy Corredor Minimalista Evolutivo. Desde 2007 llevo recorridos más de 37.000 km. Como minimalista 30.000 km. Los últimos 20.000 km sin lesiones y recorriendo más de 5.000 km al año.

Deja un Comentario

17 Comentarios

  • Buenas tardes, Teodoro,
    Hará cosa de un mes que sigo tu blog y me parece muy interesante.
    Llevo corriendo con calzado minimalista desde finales de 2014 y ultimamente tengo estos síntomas. Según me ha comentado el traumatólogo podría tener periostitis en el tibial, ya que se descartó una tendinitis rotuliana después de hacerme radiografias y eco (me dolía toda la tíbia, de ahí la opción del rotuliano)

    He leído en este post que podría ser por uso de calzado inadecuado, en mi caso utilizo unas Merrell Barefoot.

    Mi pregunta es, consideras inadecuadas estas zapatillas minimalistas? Quizás sea por la transición?
    Gracias, un saludo

    • Hola Adria, muchas gracias por el comentario.

      La lesión que sufres es habitual sobre todo en los corredores principiantes, en tu caso llevas pocos meses corriendo minimalista.

      No creo que la causa que apuntas sea el motivo, ya que las Merrer Barefoot han sido diseñadas para corredores minimalistas y son una buenas zapatillas.

      Yo apuntaría a otras causas, me dices que llevas corriendo minimalista desde finales de 2014, no es mucho tiempo y me gustaría saber con que frecuencia sueles correr y cuan largas son tus tiradas.
      También me sería interesante conocer si lo haces en terreno llano o irregular, y si sales a correr por montaña o terrenos técnicos con frecuencia.

      Por que relatas asociaría la lesión a la transición al minimalismo que estas haciendo. Seguramente en cinco o seis meses no les has dado tiempo al cuerpo a fortalecerse y adaptarse del todo. Al cambiar la forma de aterrizar en el suelo y esto involucra musculatura muy potente que se insertan en la tibia, ha generando un estrés o fatiga sobre la misma que ha dado como resultado la Periostitis Tibial.

      No se trata de una lesión problemática y ya te digo que suele ser habitual entre los corredores sobre todo al principio, pero si te recomiendo que descanses unos días y te apliques frío en la zona para reducir la inflamación.

      Si procura conocer la causa para actuar sobre ella y evitar recaídas, si cuando corres te vuelve a surgir el dolor para y descansa masajeando la zona, pero nunca corras si el dolor va a más, podría llegar hacerse crónico y podría ser peligroso si la tibia no aguanta la tensión.

      Un saludo y espero que te recuperes pronto. Me tienes al tanto de tu evolución.
      Teodoro

      • Muchas gracias por contestar, la verdad es que prácticamente me has solucionado el problema.
        Corro una media de 2-3 veces a la semana por montaña, senderos no muy técnicos, aunque me gusta meterme por trialeras y terrenos irregulares con piedra suelta.

        Distancia no suelo pasar de los 10km por salida, aunque este ultimo mes me aventuré a hacer una carrera de 20, probablemente sea demasiado para tan poco tiempo de transición.

        Aplicar frío es una de las cosas que no he probado, gracias por el remedio!

        Un saludo

        • Hola Adria.

          Me alegro de que hayas encontrado la posible causa de tu lesión. No olvides que durante la transición hay que ir poco a poco y escuchando al cuerpo.
          Durante la adaptación a la carrera minimalista se implican gran cantidad de músculos, tendones, ligamentos y huesos, tanto del pie como de la parte baja de la pierna.
          Ahora todos ellos trabajan de forma totalmente distinta a como lo hacían antes, por ello necesitamos más tiempo y kilómetros para mejorar su estado a base de ejercitarlos corriendo, pero hay que hacerlo despacio y de forma progresiva para no fatigarlos y cargarlos si no queremos terminar lesionados.

          Un saludo y que te mejores rápido.
          Teodoro

  • Hola Teodoro.
    Consideró muy interesante lo q haces y algunos de los artículos que publicas , te felicito.
    Solo como pequeña crítica constructiva decir que hay algunos casos en los que la foto no corresponde con la lesión que se comenta( imagino que errónea desde la fuente que eliges)
    Por ejemplo en la periostitis la foto q sale es un fémur ( y no una tibia) y en la tendinitis del tibias anterior sale marcado el extensor del primer dedo.
    Gracias

    • Hola Rubén, gracias por el comentario.

      Bueno puede que tengas razón que pueda inducir a error, pero es que no siempre la foto que acompañan a la entrada están relacionadas con la lesión.
      En el caso concreto de la periostitis, he querido explicar que el perióstio es una membrana que recubre todos los huesos y en este caso lo he ilustrado con el fémur, como lo podía haber hecho con la tibia.
      El caso concreto de la periostitis tibial sí afecta a la membrana de la tibia, que por determinadas circunstancias como entre otras, estrés, sobre esfuerzo o falta de entrenamiento, es una lesión muy habitual en muchos corredores.

      De todas formas tomo nota de tus observaciones y repasaré los post en cuestión corrigiendo aquellas imágenes que puedan dar lugar a confusión.

      Un saludo.
      Teodoro

    • Hola Carlos, gracias por el comentario.

      Muchas gracias por la apreciación, he modificado el texto de pie de imagen para evitar confusiones.
      Aunque el artículo es de la periostitis tibial al ser esta membrana común en los huesos, he puesto una imagen que se corresponde con el periostio del hueso Fémur.
      Mi intención es que el lector sea consciente de la periostitis puede aparecer en otras partes del cuerpo, no solo a zona de la Tibia. Si bien, esta es la más común cuando practicamos carreras intensas o hacemos largas caminatas, y en especialmente si no estamos habituados o lo hacemos de forma esporádica.

      Un saludo y gracias de nuevo.
      Teodoro

  • Hola, para empezar decir que me ha parecido muy interesante este blog y que está todo muy bien explicado, por lo que me ha entrado la curiosidad y el interés de seguir leyendo y sobre todo preguntarle sobre una lesión ( periostitis).
    El caso que suelo correr 3 o 4 veces por semana. Soy militar, y el deporte en el ejército es algo muy importante y primordial. Cuento esto para que tengas una referencia o una idea.
    A lo que voy. Empecé con fascitis plantar solo en un pié y apartir de ahí empecé con la periostitis en ambas piernas. Fui al podólogo para edtudio biomecánico y me hizo unas plantillas, y según las pruebas tengo pronación y el arco plantar normal aunque algo bajo.
    La cosa que con las plantillas me siento muy cómodo al andar con ellas pero incómodo al correr. Me compré unas zapatillas neutras para las plantillas pero como he dicho me seguía doliendo (fascitis)al correr.
    Opté por comprsrme unas zapatillas pronadoras la cual me siento muy bien y muy cómodo corriendo con ellas pero con el tiempo aparece la periostitis. Pero ahora solo en la parte posterior de la tibia. Mi pregunta es; cuál sería el problema o que haría mal para que volviera tal lesión a mi vida? Cuando me entra el dolor paro de correr y descanso un par de dias. Vuelvo a correr y bien pero al seguno o tercer dia aparece de nuevo. Me aplico hielo y hago mis estiramientos y calentamientos correspondientes. Y quisiera saber en que fallo.
    Muchas gracias y perdón por el tostón de texto.

    • Hola Antonio, gracias por el comentario.

      En tu comentario no me dices si habías corrido de forma más o menos habitual antes de ser militar o es ahora cuando has empezado a correr de forma más frecuente e intensa.

      Como es sabido tanto la fascitis plantar como la periostitis del tibial son lesiones frecuentes en corredores y sobre todo más aún en corredores principiantes. El motivo es muy sencillo, tanto la fascia como la musculatura de las piernas está debilitada por los malos hábitos del calzado y por la falta de ejercicio habitual, esto repercute en que por la falta de hábito se estrese el tejido dela fascia y de los periostios, sobre todo el de la tibia y como consecuencia de ello aparezca el dolor. No es bueno correr cuando sentimos dolor, pues ello puede acarrear lesiones más graves como desgarros o fracturas.

      Ten en cuenta que si uno se está iniciando a correr o bien hace tiempo que no lo hacía, el reiniciar de nuevo la carrera se debe hacer de forma lenta y progresiva, es decir, que no debes llevar tus entrenamientos a ese punto de agotamiento que haga que aparezca el dolor y que te haga parar. Procura adaptar los entrenamientos a la capacidad actual de tu cuerpo, haciendo recorridos cortos desde principio y de esa forma no llegar a estresar la fascia ni el periostio, A medida que se fortalezcan ten por seguro que los dolores desaparecerán para siempre.

      Normalmente la recuperación suele ser rápida si se aplican las pautas que doy en la entrada correspondiente para acelerar la recuperación. En tu caso creo que lo más conveniente es que descanses unos días y cuando el dolor haya desaparecido reinicies los entrenamientos. Eso sí, tómatelo con calma y reprográmalos empezando desde cero, con recorridos de pocos kilómetros al principio y más frecuentes (4 ó 5 veces a la semana). A medida que pasen las semanas y no sientas dolor, puedes ir incrementando la distancia lentamente y entonces puedes bajar la frecuencia a 3 ó 4 días si lo deseas. Si a pesar de ello en algún entrenamiento te vuelve a parecer el dolor y este es intenso, descansa un par de días hasta que desaparezca y comienza de nuevo bajando la intensidad.

      Muy al contrario ocurre cuando si lo que pretendes es empezar a correr mucho y rápidamente, sin darle tiempo al cuerpo a fortalecerse, lo cual es lo que se suele hacer habitualmente mediante la ayuda de las plantillas. Puede que en principio te proporcionen un alivio rápido y que te permita correr, pero que pueden hipotecar tu futuro quedando supeditado a su uso de por vida, ya que debilitarán más tu fascia plantar y alteraran tu biomecánica con lo cual serás más propenso a sufrir estas lesiones.

      Como ves hago mucho hincapié en que seas precavido y que avanzar lentamente, ya que es la mejor manera de que en el futuro puedas correr alejado de las lesiones y dolores musculares. Normalmente el error que cometemos son las prisas y la precipitación, en esto de correr no hay que ser atrevido, es un error.

      Por supuesto ni que decir tiene que mi consejo es que empieces poco a poco y muy lentamente a correr sin amortiguación y sin Drop. Así es corro yo y llevo 20.000 km sin una lesión ni dolor muscular.

      Un saludo y espero que te mejores.
      Teodoro

  • hola , muy buen articulo sin embargo me quedo con la duda de saber cuales son los músculos involucrados específicamente en la periostitis tibial anterior y la periostitis tibial posterior. Espero la respuesta muchas gracias.

    • Hola Paulina, gracias por el comentario.

      Los músculos involucrados como su nombre indica son el tibial anterior y el posterior. La periostítis se produce por inflamación del periostio, siendo éste el tejido membranoso que envuelve el músculo, y mediante la cual, en ambos casos se unen a los huesos. Por el otro extremo esos mismos músculos terminan en un tendón mediante el cual al traccionar produce el movimiento de las articulaciones correspondientes.

      Espero haber aclarado tus dudas.

      Un saludo
      Teodoro

  • Hola,

    Llevo años andando una media de 10 kms diarios. Al principio, al empezar a andar me dolía la espinilla izquierda, ahora me ocurre en las dos, es una tensión muy fuerte que casi me hace parar porque pierdo casi la sensibilidad. Según se van calentando (que cada vez parece que requiere más tiempo), se va pasando.

    ¿Puede ser lo mismo? ¿Qué debo hacer?

    Muchas gracias!

    • Hola María, gracias por el comentario.

      En principio el dolor que sufres al andar se puede deber como me comentas a una inflamación del tejido conectivo o periostitis, pero también puede ser debido a otras causas como son las que a continuación te comento.

      Los músculos de la canilla o espinilla tienen como función la de ejecutar la dorsiflexión del pie, es decir bajar el talón y subir la punta del mismo. La causa más común es que los corredores o caminantes suelen dar pasos o zancadas muy largas y golpear excesivamente con los talones en cada paso. Cuando se actúa de esta manera, el pie golpea el suelo de manera parecida al de un golpe brusco, debido a que el mismo se encuentra en dorsiflexión en el momento anterior al contacto con el suelo y pasa rápidamente a una posición de flexión plantar. Este movimiento al repetirse muchas veces puede generar dolor en la zona de la espinilla.

      A una pronación o giro hacia el interior del retropié, cuando éste se produce de manera excesiva durante la marcha, debido al estrés que sufren los músculos que se oponen a la misma, puede dar lugar a la aparición de dolor en la espinilla o canilla. El grado de pronación varía de individuo a individuo y se puede determinar por varios factores, uno de los más relevantes la altura del arco y otro es la flexibilidad del arco plantar.

      También puede generar dolor un desequilibrio de fuerzas entre los músculos de la pantorrilla con respecto a los de la espinilla. Generando tensión y estrés en la zona.

      Cualquiera se estas causas como puedes ver puede ser la causante del dolor en la espinilla que estas padeciendo. Trata de analizar cual puede ser la causante en tu caso para poder poner el remedio adecuado.

      Mi recomendación es que realices ejercicios de le den fortaleza y flexibilidad al pie, de esta manera conseguirás que de una forma definitiva los dolores desaparezcan.

      Un saludo y que te mejores.
      Teodoro

      • Buenas tardes. Yo después de lesiones de fascia lata y tibial posterior, decidí probar con tema más natural ya que venía de haber pasado también por plantillas y nada me mejoraba. Me compré hace algo más de 1 mes las Merrell Bare Acces 4 donde tengo que decir que son muy cómodas y sobre todo muy ligeras. La semana pasada en un rodaje de 10k me empezó a doler muchísimo en la parte baja de la tibia por el interior y cerca del tobillo. Periostitis no tengo ya que no tengo las bolas ni sensación de quemazo. Descanse 4 días poniendo hielo y masaje pero hoy he salido a rodar y a los 30′ he parado porque empezaba a doler. Ahora en frío me duele en el mismo sitio más la parte baja del soleo. Puede ser que he corrido demasiado pronto 10km con esta zapatillas???
        Soy pronador y por eso me hicieron plantillas. Hago ejercicios de fortalecimiento todas las semanas…

        • Hola Antonio, gracias por el comentario.

          No se si las Merrell Bare Acces 4 han sido tus primeras zapatillas minimalistas. oTampoco me dices si con anterioridad habías iniciado la transición al minimalismo o estás en ello con este modelo que mencionas.

          Si es así que llevas un mes transicionando, la culpa de ese dolor que tienes en la parte baja de la tibia, en la zona interior, cerca del tobillo, sea debido a un rodaje de 10 km con tan poco tiempo (1 mes) de transición te ha estresado la musculatura o tendones en esa zona.

          Recuerda y no me canso de repetirlo que el cambio de biomecánica y la adaptación muscular que necesita nuestro cuerpo se consiguen con el tiempo y progresando lentamente.

          Si no tienes en cuenta estos dos factores de tiempo y progresión, posiblemente te surgirán nuevos puntos de fatiga durante los próximos meses localizadas en la parte baja de las piernas y pies te obliguen a bajar el ritmo o caerás lesionado. Una correcta transición necesita al menos un año durante el cual la intensidad del entrenamiento debe ser correlativa a la adaptación que va realizando el cuerpo al nuevo estilo de correr.

          Tómatelo con calma, descansa un tiempo y empieza de nuevo. Te adjunto a través de tu correo electrónico de una guía elaborada por mí para que apoyándote en ella evoluciones correctamente y sin sobresaltos.

          La guía es para hacer 1.400 km al año, si en tu caso no son tantos debes aplicar una escala proporcional de reducción a los entrenamientos diarios o semanales que haces.

          Un saludo, descansa y que te recuperes.
          Teodoro